El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



¡Comparte! / Share it!

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxRSS FeedPinterest

Suscríbete / Follow by email


Warning: Creating default object from empty value in /home/esenica/escenica.com.gt/v2/administrator/components/com_acymailing/classes/fields.php on line 36

Warning: Creating default object from empty value in /home/esenica/escenica.com.gt/v2/administrator/components/com_acymailing/classes/fields.php on line 61

Warning: Creating default object from empty value in /home/esenica/escenica.com.gt/v2/administrator/components/com_acymailing/classes/fields.php on line 61

Menu por fecha / date

Bodas en el jardín

Si uno piensa en cuestiones importantes para la planificación de una boda, no puede dejar afuera el lugar. El emplazamiento seleccionado puede ser determinante para el éxito de la boda. Hoy día, hay distintos lugares en donde puede celebrarse: hoteles, salones, etc. Sin embargo, en los últimos años los jardines se impusieron como una opción para quienes quieren celebrar su boda al aire libre.

 

 

Y no sorprende que así haya sucedido, pues un jardín ofrece muchas ventajas. Una de las ventajas que otorga celebrar la boda en un jardín es que la preocupación por la decoración es mucho menor. Los ajardinados alrededores ofrecen una impactante vista que supera con creces cualquier diseño en un local cerrado. Por lo tanto, la decoración del lugar tiene que ser elegante, pero no debe contener muchos elementos, pues de ese modo, se sobrecargaría el entorno. Un quiosco en el que los novios puedan pronunciar sus votos ante los invitados o –sí así lo desean– pueda tener lugar una breve ceremonia religiosa, sería un detalle ideal. Además de lo anteriormente expuesto, otro beneficio que ofrecen los jardines es que aportan un clima más informal, en el que los invitados pueden llevar ropa más casual que en una celebración formal. Sobre todo, las invitadas podrán asistir con vestidos cortos o con la espalda descubierta. Para que todas estas ventajas tengan efecto, hay que tener en cuenta ciertas limitaciones que un lugar al aire libre suele tener. Es mejor celebrar una boda en un jardín en época estival. Hay que estar pendiente del pronóstico meteorológico, pues la lluvia o una tormenta pueden opacar la ocasión. También es bueno que la celebración comience de día, pues así los invitados admirarán el paisaje. Sin embargo, no es necesario que el festejo termine antes de la puesta del sol. Si se cuenta con un buen arreglo de iluminación, tal vez con velas, lámparas y antorchas, se le puede dar un final distinguido a la celebración, sin que el horario sea un factor limitante.